¡Un Feliz y Saludable Año Nuevo!

Por Esteban Wilson
Por Tu Salud

English

Nota del Editor: después de casi siete años de servicio dedicado hacia nuestros lectores, el Dr. Steven Burns ha pasado el manto a otro médico talentoso: el Dr. Esteban Wilson, MD. Como administrador y médico el Dr. Wilson tiene tanta experiencia y créditos que no tenemos espacio para enumerarlos aquí (obtenga más información en este enlace), pero él comparte un poco de su historia en este primer artículo. El Dr. Wilson es miembro de la Academia Estadounidense de Médicos de Familia, tiene una Maestría en Salud Pública y un corazón para Dios y para servir a los demás. Creemos que usted será bendecido por su conocimiento, perspicacia, compasión y fe. Le damos la bienvenida al equipo de redacción de P&B.

¡Feliz 2023 a ustedes ministros Nazarenos y sus cónyuges, activos y retirados! Espero que la transición de 2022 a 2023 vaya bien y que su año haya tenido un gran comienzo. Es un placer inesperado convertirme en el médico escritor de esta columna. Mis objetivos son educar, informar, estimular el pensamiento, plantear preguntas y satisfacer sus necesidades. Si hay temas sobre los que tiene preguntas o le gustaría aprender más, envíe sus ideas al editor, quién me las transmitirá.

Dr. Stephen Wilson

Con esta cambio de año y de escritor de la columna, permítame presentarme.

Ante todo, mi vida es un despliegue de la bondad amorosa de Dios, la mano visible e invisible, la fidelidad duradera y la gracia salvadora. Mi contribución es esforzarme al máximo para aplicar el tiempo, el talento y el tesoro que Él me ha dado y me está dando para crecer en 1) amar a Dios con todo mi corazón, alma, mente y fuerzas; y 2) amar a mi prójimo como a mí mismo.

La línea de mi vida hasta la fecha va desde Jamaica a Kentucky, a la ciudad de Nueva York, a Quincy, Massachusetts, a Pittsburgh y a Boston.

Mirando a través de la ventana del avión en Montego Bay, Jamaica, pude ver a personas – abuelos, tíos, tías, primos y amigos de la familia – saludando. Con todos los abrazos, despedidas y buenos deseos, también hubo muchas lágrimas. Mamá estaba sentada a mi lado; sus mejillas estaban mojadas. Papá y Mamá habían sentido un llamado claro: él estaba dejando su vida como médico para convertirse en pastor. Este fue el comienzo de esa transición. Nos dirigíamos a Lexington, Kentucky, donde asistiría al Seminario Teológico Asbury. Yo tenía cuatro años y dos hermanos menores.

Mientras estábamos en Lexington, nos mudamos de la Iglesia Wesleyana a la Iglesia del Nazareno. La Primera Iglesia del Nazareno se convirtió en nuestra congregación local. Éramos parte de la integración de una iglesia y un distrito. El reverendo McCracken y mi padre respondieron a la dirección divina, y la Primera Iglesia se convirtió en la iglesia madre de lo que finalmente se convirtió en la Iglesia del Nazareno Getsemaní. A esa edad, pensé que papá era famoso, porque en las reuniones del distrito todos parecían saber que éramos los hijos del reverendo Wilson. Ahora sonrío ante ese pensamiento. ¿Era famoso? ¿Quién sabe? Sin embargo, éramos reconocibles. Getsemaní era la única iglesia predominantemente negra y él era el único pastor nazareno negro en Kentucky.

Es una gran oportunidad para usar lo que me ha sido dado para ser sal y luz, manos y pies.

Después de años de infancia de recuerdos, en su mayoría agradables, algunos no tanto, nos mudamos a la parte de Jamaica en Queens en la ciudad de Nueva York después que papá y mamá fueran llamados a la Iglesia del Nazareno de Springfield Gardens. El momento fue difícil. Era la mitad del año escolar, pero en realidad fue difícil porque acababa de sentir algo por una chica y los corazones jóvenes pueden herirse profundamente. Mientras nos alejábamos de Lexington, esta vez las mejillas mojadas eran mías. El momento resultó ser el adecuado para mi vida académica, personal y espiritual. Después de la secundaria, pude asistir a Stuyvesant, la mejor escuela secundaria pública de la ciudad de Nueva York, y me involucré en la Palabra a través del Esgrima Bíblico Nazareno para Adolescentes.

La educación superior cristiana no estaba en mi radar, ni en el de mi familia, hasta el día en que me quedo claro que Eastern Nazarene College (ENC) era donde se suponía que debía matricularme. Esto se afirmó más tarde cuando ENC me ofreció una beca académica que cubría la matrícula, especialmente útil para la familia de un pastor. En ENC, mi amor por el aprendizaje continuó, mi especialización principal fue en ciencias generales y también me especialice en inglés, psicología y teología; conocí a mi futura esposa y madre de nuestras dos hijas y confirmé que la medicina, no el pastoreo, iba a ser el llamado de mi vida.

Por “casualidad aleatoria” incluí la Universidad de Pittsburgh en mi conjunto de solicitudes para la facultad de medicina. Después de todo lo dicho y hecho, la Providencia dictaminó el día. Elegí Pittsburg solo para la escuela de medicina, luego me quedé para una pasantía de tres años y residencia en medicina familiar, luego solo para una beca de dos años y luego para mi primer trabajo como médico. Después de algunos años en South Hills Church of the Nazarene, nos instalamos en Allegheny Center Christian Missionary & Aliance Church en el corazón de la ciudad de Pittsburgh. Una esposa, dos hijas, muchos roles profesionales y aventuras, y 25 años después, nos desarraigamos y atravesamos una puerta inesperada durante la mitad de los años de escuela secundaria de nuestra hija. Mi esposa Kristen, es la directora Ejecutiva de Promoción y Relaciones Externas de ENC y yo tengo la oportunidad de servir en el sistema de atención médica de la red de seguridad más grande de Boston como presidente de Medicina Familiar en la Escuela de Medicina Chobanian and Avedisian en Boston University, ser Jefe de Medicina Familiar del Centro Médico de Boston y Presidente del Grupo Médico de la Universidad de Boston – Family Physicians, Inc. Es una gran oportunidad para usar lo que me ha sido dado para ser sal y luz, manos y pies.

Espero con ansias nuestros momentos de comunicación cada dos meses y espero poder hacerlos interesantes y valiosos. ¡Deseando para ti y los tuyos un feliz y saludable Año Nuevo!

El Dr. Stephen Wilson, MD, MHP, FAAFP, es Presidente de Medicina Familiar en la Facultad de Medicina Chobanian y Avedisian de la Universidad de Boston, Jefe de Medicina Familiar del Centro Médico de Boston y Presidente del Grupo Médico de la Universidad de Boston – Family Physicians, Inc.